Tu cocina amplia y luminosa en Barcelona

POR

/

11 Febrero, 2016

/

Tu cocina amplia y luminosa en Barcelona

La luminosidad es importante también en nuestra casa, nos da alegría y con el calor mantiene una buena temperatura en el hogar. Eso sí, hay que tener en cuenta que en la cocina se encuentran muchos alimentos que han de mantenerse en el frío o a temperatura ambiente, por lo que para las horas de más calor podemos comprar toldos en Barcelona y así controlar los rayos que entran en casa.

A la hora de comprarnos una casa, una de las cosas que más miramos es la luz que entra a la misma, entre otras cosas porque además de que una casa interior es más triste y más oscura, también ahorraremos en la factura de la electricidad. La cocina es uno de los lugares de nuestra vivienda donde pasamos más tiempo a lo largo del día, junto con el salón, por lo que cualquiera de estas dos estancias deberían ser lo más acogedoras y perfectas posibles. Para la cocina podemos ahorrar de muchas maneras, como adquiriendo electrodomésticos baratos en Kitchenit, ya que con el tiempo todos ellos necesitan ser cambiados y actualizados para ser más eficientes, pero debemos invertir en convertirla en un lugar que se vea más atractivo.

toldos

Los toldos nos ayudarán en la cocina a controlar la cantidad de luz y la la temperatura de la estancia para una mejor conservación de los alimentos.

A la hora de comprarnos una casa, una de las cosas que más miramos es la luz que entra a la misma, entre otras cosas porque además de que una casa interior es más triste y más oscura, también ahorraremos en la factura de la electricidad. La cocina es uno de los lugares de nuestra vivienda donde pasamos más tiempo a lo largo del día, junto con el salón, por lo que cualquiera de estas dos estancias deberían ser lo más acogedoras y perfectas posibles. Para la cocina podemos ahorrar de muchas maneras, como adquiriendo electrodomésticos baratos en Kitchenit, ya que con el tiempo todos ellos necesitan ser cambiados y actualizados para ser más eficientes, pero debemos invertir en convertirla en un lugar que se vea más atractivo.

Si nos compramos una casa nueva o queremos reformar la nuestra, existen algunos trucos para hacer que esta parezca mucho más amplia. Por ejemplo, uno de los más sencillos tiene que ver con los muebles. Podemos adaptarlos a nuestras necesidades y comprar módulos más pequeños o no cerrar todas las paredes de la estancia con ellos. Debemos pensar realmente qué es lo que necesitamos y decantarnos por la amplitud en lugar de por el almacenaje si no es estrictamente necesario. Además, ahorraremos también en el precio, ya que no es lo mismo hacer los muebles de cocina a medida que rellenar el resto del espacio con una mesa y unas sillas.

Referente a la mesa, hay también trucos para que esta no ocupe tanto y nos deje espacios vacíos. Una de las formas más cómodas de comer en la cocina es teniendo una mesa que salga del armario como si se abriese un cajón. Se desplaza una balda escondida en los muebles y la volvemos a recoger metiéndola hacia adentro al terminar de usarla. Asimismo, si preferimos tenerla siempre instalada, no es necesario comprar una mesa muy grande aunque seamos muchos a comer juntos. Tanto para algunas de las redondas como de las cuadradas o rectangulares, existen modelos que se abren y nos agrandan la tabla hasta incluso del doble.

Plegables pueden ser también otro tipo de artilugios que tenemos en las cocinas y que nos quitan muchísimo espacio. El carrito de la compra es un ejemplo de ello. Tenerlo en una esquina de pie da sensación de desorden y ocupa además un lugar grande. Antes de comprar todo lo que necesitamos para nuestras tareas cotidianas relacionadas con la cocina, podemos pararnos a pensar en qué tipo de posibilidades existen. En el caso de los carritos los hay plegables, que son mucho más cómodos y podemos guardarlos dentro de algún mueble. Lo mismo ocurre con algunas estanterías modulares que se venden para poner la verdura o la fruta, que también se pueden recoger en caso de estar vacías. Además, podemos encontrar también carritos con ruedas para transportar las comidas hasta el salón u otra estancia de la casa y que son también plegables. El armazón interior es estrecho y para abrirlos basta con desplegar los laterales. Así, mientras no los usemos parecerán mucho más pequeños.

La luminosidad es importante también en nuestra casa, nos da alegría y con el calor mantiene una buena temperatura en el hogar. Eso sí, hay que tener en cuenta que en la cocina se encuentran muchos alimentos que han de mantenerse en el frío o a temperatura ambiente, por lo que para las horas de más calor podemos comprar toldos en Barcelona y así controlar los rayos que entran en casa.

Si nuestra cocina es muy oscura o, como sucede en muchos casos, no tiene ventanas al exterior, existen maneras de hacer que sea más luminosa. Uno de los trucos es pintar las paredes en colores brillantes o fríos, así como escoger las baldosas en esos mismos tonos si preferimos evitar la pintura en este espacio para que sea más limpio. Aunque en la actualidad podemos escoger pinturas fáciles de limpiar por su textura, también está muy de moda poner metacrilato sobre la pintura que está en los lugares más susceptibles de ser manchados con grasa o líquidos, como sobre el fregadero o detrás de la vitrocerámica. Por el contrario, los colores cálidos hacen el efecto contrario, y más cuando estos no tienen brillo.

Por último, una opción estupenda para dar sensación de luminosidad es comprar lámparas que imiten la luz natural que entraría gracias al sol. La situación de las mismas, que la puede planificar el propio vendedor de la tienda a la que acudamos, nos ayudará a que no resulte forzado, creando la ilusión de que se trata de luz natural.