Consejos para ir a Barcelona con tu Perro

POR

/

26 febrero, 2018

/

Consejos para ir a Barcelona con tu Perro

Son muchas las cosas a tener en cuenta antes de decidirnos a tener una mascota, y es que además de todas las responsabilidades que supone en el día a día también tendremos que aprender a viajar de una forma diferente y adaptada a nuestro perro.

Al principio, lo primero que nos preocupa al tener un perro suele ser atender las cuestiones básicas como identificar los mejores alimentos o sacarle a pasear a menudo, sin embargo pronto nos damos cuenta del amplio entramado de cosas a tener en cuenta.

Así, si queremos viajar con nuestro perro, debemos de saber cómo hacerlo dependiendo del perro que tengamos, elegir la correa adecuada porque si queremos hacer running con nuestro perro una correa de paseo puede que no sea la mejor opción.

De hecho, a menudo los mejores productos para perros los podemos encontrar en tiendas online, muchas tiendas recurren a plataformas como Liquistocks para hacerse con productos de liquidación a buen precio y completar su catálogo con todos los productos que precisamos, desde transportines, a correas de todo tipo.

Barcelona, una de las Mejores Ciudades para viajar con nuestro Perro

Está claro que no es lo mismo viajar con que sin perro. Cuando viajamos con perro tenemos que tener en cuenta que el destino sea adecuado, así Barcelona, por ejemplo es una ciudad dogfriendly, lo que nos ayudará a disfrutar de nuestra estancia con nuestra mascota.

Para empezar, en caso de tener que movernos por la ciudad, y es que ahora es posible viajar en metro o cercanías con perros siempre y cuando no sea en hora punta, lo que da mucha más movilidad para disfrutar de la ciudad.

De hecho, la nueva ordenanza de 2014 sobre animales solo establece unas reglas como el uso obligatorio del bozal mordaza o el uso adecuado de la correa no extensible.

Otra opción de transporte es la del taxi, ya que en Barcelona hay diferentes empresas de taxi para mascotas que ofertan, a buen precio, el transporte por la ciudad del animal, ya sea solo o acompañado del dueño.

En el caso del alojamiento, también encontraremos hoteles a los que podemos ir con nuestra mascota. Uno de los mejores hoteles acondicionados para ir con nuestra mascota, algunos ponen condiciones como que si se provoca algún daño, este tendrá que ser pagado por el dueño, o bien algún coste adicional por llevar perro. Otros hoteles solo aceptan mascotas de hasta 15 kg o añaden cargos adicionales de limpieza y hasta firma de documentos de responsabilidad.

Otra curiosidad de la Ciudad Condal son los espacios pipican, que son lugares habilitados por el Ayuntamiento de Barcelona con vallas, fuentes y vegetación donde los perros pueden correr y relacionarse libremente con otros perros.

En Barcelona hay nada menos que 100 pipican dispersos por toda la ciudad, hay uno en Parc Joan Miró, otro en Parc del Guinardo con jardines y montaña o el Parque de Ciutadella que es uno de los más grandes.

Otra de las ventajas de elegir Barcelona como destino perruno es que hay diferentes restaurantes a los que podemos ir con nuestro perro, y no solo en la terraza sino dentro del propio bar o restaurante.

Y esto siempre es un punto a favor, ya que una de las mejores actividades que se pueden hacer como turista en cualquier ciudad es la de recorrer sus bares y restaurantes. En Barcelona podemos desde desayunar en bares del Eixample Izquierdo, hasta tomar pinchos y cervezas sin problema con nuestro perro.

Hasta hay cafeterías en algunos locales de Poble Nou y vegetarianos en el Eixample Derecho a los que podemos ir con nuestro perro. La gran variedad de establecimientos para ir con nuestro perro convierten a Barcelona en una buena opción si estamos pensando en un destino en el que ir con nuestra mascota no sea un problema sino todo lo contrario.

Eso sí, de ir a Barcelona en verano debemos de recordad que durante estos meses no es posible llevar los perros a la playa. De abril a octubre no podremos llevar a nuestros perros, gatos y otros animales domésticos fuera de las zonas claramente identificadas. Durante el resto de meses del año sí que tendremos total libertad de movimiento.