Un buen disfraz para olvidarse de las penas

POR

/

26 mayo, 2017

/

Un buen disfraz para olvidarse de las penas

 Atravesaba una mala racha en lo personal. Enfermedades familiares y una ruptura de matrimonio más que nada por el desgaste de la convivencia y por haber comenzado a salir con 16 años y tres décadas después, la llama del amor se apagó. Bueno, realmente se apagó bastante antes, pero al final ya no teníamos ganas de luchar y la indiferencia se hizo hueco hasta ocuparlo todo.

Lo bueno, es que, al no tener hijos, no tenía que volver a verla, por lo que el peligro de volver o de que alguno de los dos quisiera volver a intentarlo era más complicado y también esto ha hecho que no hayamos tenido discusiones prácticamente por nada en cuanto a los términos de nuestra separación.

Para mí, lo peor no ha sido el separarnos ahora, fue el haber dejado desgastarse la relación y dejarnos llevar o no haberlo hecho antes. Ahora estoy tranquilo y podría decir que incluso me he quitado un peso de encima, pero uno prefiere estar más joven para disfrutar.

Debía conocer gente nueva en mi vida

Lo complicado piensa uno es… ¿ qué hago ahora con mi edad para conocer gente nueva? Muchos seguro que me responderíais que en el trabajo seguro que tengo alguna compañera separada, os podría decir que sí, pero ni es mi tipo ni creo que mantener una relación con alguien que conoces del trabajo sea lo mejor.

Me encontraba bien anímicamente, pero en esta situación en la que quieres disfrutar y pasártelo bien, por lo que buscar a alguien en el trabajo podría suponer demasiados riesgos. Lo que hice fue abrirme cuenta en un sitio de estos de Internet que conoces gente y quedé con algunas mujeres. Fueron unos meses alocados, pero lo pasé bien, en eso que conocí a alguien especial.

La primera cita fue de mucho charlar y ciertamente me encantó, me dijo que la segunda podíamos ir a una fiesta de disfraces. Yo nunca había sido la alegría de la huerta y creo que desde que iba a EGB no me había disfrazado. El caso es que tenía que ir a la fiesta.

Vivo en una urbanización alejada del centro por lo que ir de tiendas me pilla un poco lejos, así me puse a buscar en Internet. Di muchos “paseos virtuales” hasta que te di con lacasadelosdisfraces.es, una tienda en la que había un catálogo extensísimo lleno de disfraces de todo tipo y que os recomiendo. No sabía realmente sería el más adecuado, pero opté por vestirme de guerrero medieval, ya que siempre me gustó bastante la temática de la edad media. Comprar por Internet es bastante sencillo, aunque no tengas mucha experiencia. Yo solo había comprado por Ebay y esto me pareció hasta más fácil.

Cuando llegó el día de la fiesta de disfraces, lo recuerdo como si fuera ayer, yo que parecía El CID campeador y cuando llegó ella, ¿a qué no sabéis de que iba disfrazada? De reina medieval…

De esos guiños de casualidades que uno piensa lo curiosa que es la vida. No habíamos hablado en ningún momento de la temática y sin embargo coincidimos a la hora de disfrazamos, solo habría faltado que hubiera comprado yo también el traje de rey visigodo y ya hubiera sido tremendo.

Seguro que os preguntaréis si estamos saliendo, pues sí y el mes próximo me iré a su casa para vivir juntos. Lo llaman flechazo, pero yo realmente no lo había vivido nunca, lo curioso es que lo he sentido cuando menos yo pensaba que pudiera sentir algo así por una mujer.

La vida a veces da sorpresas y esta vez sí que ha conseguido ser una que mereciera de verdad la pena vivirla. Uno piensa que no va a encontrar nada y al final terminas con pareja, grupo de amigos nuevo y grandes esperanzas.

Mi consejo a todos los que pasen un momento complicado es que le echen valor y vayan a divertirse, eso es fundamental, lo primero porque es bueno para el espíritu y lo segundo porque las mujeres si te ven amargado o resentido huirán de ti. Si necesitas empezar desde cero, hazlo, pero con alegría, la vida son cuatro días.